sábado, 24 de noviembre de 2018

Hate

Es liberador el momento en que finalmente constatas que alguien, de quien sospechabas cierta hostilidad, te detesta abiertamente. A partir de ese instante puedes deshacerte de los pocos artificios que te quedaban por probar para amansar a la fiera, y te dejas llevar al fin, siendo plenamente tú, regocijándote en la gran libertad que te regala el odio ajeno. Cuán gratificante y tranquilizadora es la certeza de no gustar.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario